Un viaje mítico

Si a inicios de 2010 me hubieran preguntado por mis planes de viaje en moto para este año, jamás hubiera dicho que iba a recorrer el oeste americano sobre una Harley. No es que no se me hubiera pasado por la cabeza, pero era uno de esos pendientes eternos.

Todo empezó con las ofertas de Iberia a mediados de enero. En casa comentamos que hacía tiempo que no realizábamos un viaje sin motos, así que miramos billetes y acabamos comprando uno para pasar la Semana Santa en San Francisco. A hacer el turista de a píe. Pero unos días más tarde empecé a comentar la posibilidad de recorrer una parte de la Ruta 66 en una Harley. Total, “puestos a alquilar un coche, mejor alquilamos una moto”. Cuando quisimos darnos cuenta, ya lo habíamos liado del todo: alquiler de 13 días de una Harley-Davidson Electra Glide. En fin, ya se sabe que la cabra tira al monte, y que las motos nos gustan más que un caramelo a un niño.

Un par de años ya había alquilado una Harley Electra Glide en Murcia para recorrer durante un par de días la región. Y la verdad es que me gustó. De entrada, no las tenía todas conmigo respecto a si la disfrutaría o no. Y aunque es una moto muy pesada, la verdad es que se deja conducir muy bien. Te integras en el paisaje y lo disfrutas. A las dos veces que hube rascado las plataformas ya me di cuenta que me lo tenía que tomar con más tranquilidad. Dicho y hecho. Buena música para acompañar los compases de la Harley y fue un viaje de tres días muy agradable.

El plan de este viaje empieza en San Francisco. De ahí iremos a ver un parque de Secuoyas, y después hacia Yosemite y Death Valley. El tramo del Valle de la Muerte es uno de los que más me apetece, aunque sé que nos tostaremos al sol. Pero el paisaje de desolación lunar y soledad creo que valdrá la pena. Después, cruzaremos el Desierto de Mohave hasta llegar a Las Vegas, que serásolo una etapa para llegar a Grand Canyon, otro de los puntos clave del viaje. Será el extremo este de nuestro viaje. De ahí iremos a buscar la mítica ruta 66.

Bueno, la ruta 66 o lo que quede de ella. Por lo que he estado leyendo, parece que de la ruta clásica solamente quedan tramos que hay que buscar entre las modernas autopistas. Pero da igual. El propio nombre tiene mucha fuerza y tengo ganas de recorrer esos tramos con esos moteles de carretera que hemos visto tantas veces en las películas. Bagdad Café, por ejemplo. Siempre al oeste. Hasta regresar a orillas del Océano Pacífico.

Todo el mundo presenta a Los Angeles como una ciudad difícil. No obstante, me apetece perderme por ese universo de autopistas sin fin. Raro que es uno.

Finalmente, el plan es remontar la costa en dirección norte (Santa Bárbara,…) para regresar a San Francisco.

En total, un par de semanas para un viaje de esos que hay que hacer alguna vez en la vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies